Calle Mosquera, 5. Arenas de San Pedro (AVILA)
meraljor@gmail.com
(+34) 619 341 551 / 920 371 469
Close
(+34) 619 341 551 / 920 371 469 meraljor@gmail.com
Aspectos psicológicos en las mujeres maltratadas

 Quizá la pregunta que con mayor frecuencia se hace la gente en relación con las mujeres maltratadas es el por qué estas mujeres soportan durante muchos años estas situaciones de malos tratos y, el por qué, incluso tras haberse separado de sus agresores, es tan frecuente que vuelvan con ellos tras una reconciliación.

Desde la psicología se ha estudiado este hecho y se ha llegado a conclusiones que podrían explicarlo.

Hay muchas personas que piensan o pensaban que estas mujeres que sufren malos tratos de forma continuada y que, a pesar de ello siguen con sus parejas y los encubren, tienen una personalidad especial que las hace ser vulnerables a estas situaciones , o incluso que ellas lo buscan o lo desean y que por eso no abandonan a sus maltratadores.

Hoy día se sabe que cualquier mujer es candidata a convertirse en una mujer maltratada, es todo cuestión de tiempo y de vivir en una situación en la que pueda darse esa transformación interna en la mujer que la convierta en una mujer maltratada .

Este proceso de cambio se da gracias a una combinación de factores, algunos de los cuales forman parte de nuestra cultura y de los procesos de socialización que sufre el individuo dentro de ella, y otros cuantos factores forman parte de la situación especial que va a vivir la mujer en esa relación.

Dicho proceso es un proceso de adaptación en el que los malos tratos, que empiezan siempre de forma suave e inesperada, comenzando siempre con maltrato psicológico, se van viendo como algo natural en la relación de pareja, el hombre que ha sido encantador, puede comenzar un día alzando la voz, después, otro día comienzan los insultos, las humillaciones y la desvalorización de la mujer, mas adelante pueden aparecer empujones o pellizcos para terminar en posibles palizas o incluso la muerte, la violencia física nunca se va a producir de forma repentina.

Es lo que se llama un proceso de NATURALIZACIÓN que hace que el maltrato se convierta en algo INVISIBLE para la mujer, a ello contribuye lo que llamamos el GÉNERO

El GENERO hay que diferenciarlo del SEXO, el sexo es algo biológico, cada persona nace con uno de dos sexos: masculino o femenino y esto se refiere a su biología, al cuerpo. El género es la atribución social dada a ese sexo, es lo que en cada cultura “debe ser” una mujer o “debe ser” un hombre, es algo aprendido.

En nuestra cultura el “GENERO FEMENINO” está formado por lo que se llaman los “MANDATOS DE GÉNERO”, lo que se espera tradicionalmente del estereotipo femenino, es decir lo que de forma consciente e inconsciente esperamos todos que tiene que ser una mujer. No somos solo personas, somos personas con género. El genero lo interiorizamos mediante hábitos tácitos, no existe un decálogo para educar a los hijos en el género pero de forma implícita educamos en género.

Por ejemplo: Nunca se ha dicho que las mujeres toleramos mejor que los hombres la comida atrasada o la fruta podrida, pero suele ocurrir que en casi todas las familias , la madre es la que se lo come, es algo invisible, desde muy pequeños mamamos la superioridad masculina y esto va a formar parte del Género.

Los mandatos de género se pueden obedecer o no obedecer. La mujer que los obedece está en situación de desventaja con respecto al varón y la que no los obedece está en situación de rebeldía y ha de sufrir las consecuencias que van a ser muchos problemas por transgredir su rol de mujer.

Dentro de estos mandatos de género femenino están, además de la superioridad del varón, el que la mujer es la responsable de todos los temas afectivos y de cuidados en la familia, ella va a ser la encargada del cuidado de los hijos, de los padres ancianos, de los enfermos y de los dependientes, así como de los temas afectivos familiares, se espera eso de ella, y eso es algo que cualquier niña aprende, no porque se lo hayan dicho o enseñado en el colegio, que también, sino porque lo ve en su familia y a su alrededor desde que nace.

Estos mandatos de género crean en la mujer una psicología que hace que en una situación de maltrato se produzca, por una parte la NORMALIZACIÓN de esa violencia, lo cual la hace invisible, y por otra parte la NORMATIVIZACIÓN en el sentido de que existe una norma que dice que la mujer debe someterse al varón y velar por la unión de la familia. Estos dos factores dejan a la mujer ATRAPADA en esa situación, enfrentarse con ello supone denunciar a su pareja y romper la familia, esto supone, no solo la denuncia, sino el saltarse todos esos mandatos de género que dicen que ella debe mantener la familia unida y procurar la felicidad de todos los miembros de su familia.

Por todo esto, en toda situación de violencia contra las mujeres existe, una parte que puede ser visible y otra gran parte de esa violencia que es invisible, tanto para la mujer como para el resto de los miembros de la sociedad. Debajo del maltrato físico siempre hay maltrato psicológico y por debajo de este siempre hay desigualdad.

La violencia psicológica permite y posibilita el paso a la violencia física, va dejando en la mujer secuelas, ella no es consciente de la humillación, el desprecio, la violación de sus derechos, pero la deja secuelas tales como una baja autoestima, inseguridad, etc. Ella se va acostumbrando poco a poco hasta que sucede algo que excede lo que ella espera y entonces puede detectarlo.

Por debajo de la violencia psicológica existe algo que todavía es mas difícil de detectar, es la DESIGUALDAD DE ROLES EN EL PODER, el hombre se siente con mas poder y superior, y ellas así lo creen.

Existe un umbral de visibilidad o UMBRAL DE TOLERANCIA, no solo para la mujer maltratada sino también para la sociedad. Si nos preguntamos si una paliza constituye malos tratos creo que ninguno dudamos de que es así, pero con un insulto es posible que empezáramos a tener opiniones diferentes entre todos nosotros y con un grito tal vez pocos pensaran que es maltrato.

Cuando una mujer está padeciendo los niveles mas bajos de la violencia y no los detecta como violencia, se siente triste y con un mal estado de ánimo pero no sabe el por qué, ¿a quien atribuye su estado emocional?, a ella misma. Se siente CULPABLE. No sabe que lo que la está pasando es porque está sufriendo malos tratos psicológicos.

La violencia es como una pirámide semienterrada, hay una parte superior que está a la vista, y hay otra parte que está enterrada y es invisible, la línea que divide ambas partes es variable y es el umbral de tolerancia o umbral de visibilidad.

La mujer que vive malos tratos comienza por la parte de abajo de la pirámide, por la parte invisible, es el inicio de la violencia: la DESIGUALDAD , cuando la mujer ha vivido esta desigualdad en su familia de origen le resulta mas difícil ver en su caso la desigualdad, en su hogar las niñas eran una cosa y los niños otra cosa mejor. Si el hombre, que es superior, le hace un desaire, le parecerá una cosa normal.

El dolor constante en el campo psicológico adormece, anestesia y embrutece. Esto ayuda a soportar mas dolor. Si junto dos fotos mías una de hoy y otra de hace 20 años seguro que se nota una gran diferencia, pero si me hago fotos todos los días no se notara la diferencia. En el día a día la mujer no ve que lo de hoy es peor que lo de ayer, ella va entrando sin darse cuenta en un proceso en que la tolerancia al maltrato cada vez es mayor, hasta que de repente un día ve algo mas grave y entonces lo detecta.

Al ser las mujeres las encargadas de todo lo emocional o afectivo en la familia el impacto del maltrato de su pareja es mayor, para ellas denunciar a su pareja es antinatural. La mujer hace una gran inversión en una relación debido a su rol aprendido de mujer:

  • matrimonio para toda la vida
  • hijos mejor con su padre, aunque de mal ejemplo
  • no romper la familia
  • ayudar al compañero

Para reaccionar han de transgredir el rol de género y su mandato afectivo: “tu cuidaras de lo emocional”.

Otro factor que complica y atrapa mas a la mujer es el hecho de que la violencia tampoco es algo constante, tiene unos ciclos que se manifiestan en tres fases:

1ª Fase: Formación de la tensión: El hombre se va mal enrollando contra su mujer por diferentes motivos: celos, sentimiento de inferioridad, intranquilidad, ni el mismo sabe porque la mayoría de las veces.

2ª Fase.- Estalla la tensión: Es el momento de la agresión. Es el momento mas duro, pero no la fase mas grave desde el punto de vista psicológico para la mujer, porque esta fase victimiza a la mujer. La mujer lo que quiere entonces es llegar a la tercera fase:

3ª Fase.- Luna de miel. El agresor se asusta y teme perder a la mujer, el agresor se compromete. Por eso la mujer se victimiza en la segunda fase para llegar a esta 3ª fase. El agresor y la mujer se dan cuenta de que se ha pasado, el pide perdón. Es un momento de poder para la mujer pero también es el momento en que se queda atrapada.

La mujer maltratada no quiere separarse, lo que quiere es que esa violencia termine y se queda enganchada con esa 3ª fase del hombre, con lo que promete.

La mujer tiene dos visiones del hombre que son ambivalentes:

  • encantador- violento
  • buen padre – mal padre

El hombre del que se enamoró aparece de vez en cuando y promete que no se va a volver a ir, esto le produce una gran confusión.

Todas estas experiencias provocan en la mujer un tipo de daño psicológico que es lo que las paraliza y las hace distorsionar la realidad, este daño cumple, entre otros, los criterios diagnósticos de dos tipo de trastornos: La Depresión y el Estrés Postraumático.

La Depresión que padecen estas mujeres puede explicarse mediante un modelo explicativo desarrollado por Seligman, Seligman fue un investigador que trabajo con animales en el laboratorio, metió a perros en un recinto cerrado y los sometió a EE abersivos: eran descargas eléctricas que producían una cierta cantidad de dolor en el animal, los perros no podían escapar a estas descargas, tampoco podían predecir cuando iba a ocurrir la descarga ni podían controlarlas. Eran EE abersivos de tipo:

Inescapables

Incontrolables e

Impredecibles

Pasado un tiempo, cuando el sujeto estaba condicionado, Seligman habría las jaulas para que pudieran escapar pero los animales no se movían. Estaban deprimidos. Habían aprendido que no servía de nada hacer nada, es decir la Desesperanza.

Las mujeres que viven malos tratos continuados explican que no saben que hacer para evitar la violencia, son situaciones para ellas impredecibles, incontrolables y cuando se producen, no pueden escapar de esas situaciones, creen que son ellas las responsables de esa violencia, cuando la violencia es cosa de ellos y no de ellas. Aprenden la Desesperanza.

Este aprendizaje tiene unas consecuencias:

1.- Pasividad: dejo de hacer, no puedo hacer nada

2.- Interiorización de los pensamientos negativos: Se ven incapaces, se minusvaloran, se hacen pesimistas, baja autoestima.

3.- Perturbaciones emocionales: Depresión, Ansiedad, Angustia, Alerta y Sobresalto.

Por otro lado el Estrés Postraumático es un trastorno que se produce como resultado de haber estado sometida a situaciones muy traumáticas, en la mujer se produce dado que ellas creen que ellas o sus seres queridos están sometidos a algo que es incontrolables para ella.

Las causas de las situaciones traumáticas que puede vivir cualquier ser humano pueden ser de dos tipos:

1.- Causas Naturales: tales como un terremoto, un tsunami, etc.

2.- Las Causas Humanas: producidas por otras personas, dentro de estas las hay de dos tipos:

  1. Las producidas por seres cercanos: como violación de un Familiar, el maltrato domestico, etc.
  2. Las producidas por seres lejanos: como un atentado terrorista, una guerra.

La gravedad del Trastorno de Estrés Postraumático va a variar en función de la causa, siendo las causas naturales las mas fáciles de recuperar y las mas graves las causas humanas cercanas

Por todo lo cual el maltrato produce el mas grave de los trastornos de estrés postraumático en la mujer, dado que está producido por la persona mas cercana a la mujer, precisamente por la persona de quien ella espera la protección y el afecto, rompe lo que se llama la “Confianza del ser Humano”, la “Seguridad Básica” que nos permite vivir, (consisten en confiar en que no se me va a caer el techo en este momento o en que la persona que tengo detrás no me va a apuñalar). Cuando el sujeto en quien mas confío me hace daño se rompe la “Confianza Básica, la confianza en el Ser Humano, este es el mayor de los daños. Por eso cuando un niño es maltratado por los padres es cuando el daño es mayor.

Añadir comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Teléfono: (+34) 619 341 551 / 920 371 469
Calle Mosquera, 5
Arenas de San Pedro (Ávila)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies